meditacion1000x350

escuchabutton
 

24 de Marzo - Cómo vencer el temor

 

Salmo 56:3–4

En el día que temo, y en ti confío. En Dios alabaré su palabra; en Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre?
   
     Algo que siempre he amado de la Biblia desde que la conocí, es su franqueza. Ella enfrenta los hechos, describe la vida tal cual es y conoce nuestra debilidad.

     El salmista no se atreve a decir “nunca tendré temor”. Él dice: “claro que vendrán momentos en los que podré sentir temor, pero cuando temo, sé qué hacer. Confiaré en Dios. Confiaré en la Palabra de Dios, en la Palabra de Dios que es a toda prueba, y en las promesas firmes de Dios”.

     Pues bien, en la vida espiritual hay un conflicto entre dos áreas de nuestro ser. Nuestra vida emocional experimenta todos los sentimientos de temor, aun pánico, y cómo esto nos invade. Pero hay otra área de nuestro ser, el espíritu, que no cederá al pánico, que no acepta los dictámenes de las emociones, y que dice: “No aceptaré el veredicto de mis emociones acerca de esta situación. Me volveré a Dios. Recordaré lo que dice la Palabra de Dios. Encontraré la promesa de Dios que suple mi necesidad. Y aunque pueda sentir temor, en mi espíritu estoy confiado. Y esa confianza me lleva a una seguridad, a una paz y una confianza que son mucho más profundas que mis emociones”.

     Las emociones son como simples olas sobre la superficie, pero en lo profundo del espíritu, en las profundidades de nuestro ser, se establecen la paz y la confianza.